MI amigo José me comenta que es el Defensor del Menor, que debe velar por la imagen de los menores, quien debe velar porque no sucedan casos como este:


Ya que los ejecutivos, el anunciante, los creativos, el productor, las cadenas de TV o los padres y familiares, no han sabido frenar la difusión de este spot de Nutriben que atenta contra la imagen de un menor, pues digo yo que alguien tendrá que arreglar esto ¿no?. A lo mejor es una casualidad que NADIE se de cuenta cuando se edita el audio para montar el anuncio lo que se escucha, ¿no? Parece que la niña intenta decir fruta, pero realmente suena Puta. ¿Realmente no se puede montar mejor el audio de este spot? ¿no hay otro niño para grabar el audio que pueda pronunciar un poquito mejor? ¿Es dejadez, intencionalidad? ¿Tenemos que ponernos a probar en los canales de audio a ver si se juega también con ellos?.

No sé cuántas horas se grabaron de menores, o si es un adulto fingiendo la voz de un menor, pero para elegir cortes de audio por un total de 15 segundos, se escucha ‘puta, gusanos’ puede que sea ‘fruta’ lo que intenta decir, pero ¿no se podía haber escogido un corte donde se apreciara más y se confundiera menos con la palabra Puta?

‘Darán que hablar’ es el titular del spot, el claim, la frase. Menudos genios. Si Ogilvy levantara la cabeza…

Pero me comentan que hay ejemplos de pelis de dibujos de disney donde o por bromas de los realizadores, o por casualidad o intencionalidad, se introducen elementos relacionados con el sexo

Subliminalmente, según piensan algunos.

Para terminar, un interesante artículo sobre los orígenes de la publicidad subliminal: aquí



Las han diseñado ellos mismos. Y las envían gratis y todo a casa
. Un detallazo para los seguidores de su blog!

Feliz verano!

Pues eso, que fui al IKEA de Murcia y como que los muebles que visualicé, los cogí del almacén y como que los veía ya montados. Ja!. Montar los muebles del IKEA no es para débiles.

  1. Hay que estar cachitas. Sí, una lámpara la levanta tu hermana pequeña, pero ¡ah! te quiero ver comprando una mesa de oficina con cajonera. Súbela al coche, súbela a casa, mueve los tablones mientras montas misteriosas piezas redondas…
  2. Las instrucciones: para descubrir si es el lado derecho o izquierdo de una pieza hay que fijarse en que el croquis muestra un pequeño pegote negro, que si acercas la vista ves que es un bordecito de la pieza esta que está en el derecho. ‘Aja! Esta es la parte que va abajo’. No es que se pasen con las explicaciones precisamente, no sea que uno esté sudando, destrozándose las manos con una llave allen de los coj*** y con prisas para terminar más que para ponerse a pensar. Los dibujitos mínimos necesarios, sin alardes de texto ni nada que pueda hacer nada medianamente más sencillo de lo que debe ser. Fácil lo justo. Montar un mueble hace que se apodere de tí la parte del cerebro más bruta, bestia y primitiva… así que no es como para ponerse a pensar. En cambio los suecos se ve que con 6 meses de noche y nieve, pues como que tienen más tiempo en entretenerse con calma con estas cosas.
  3. ¿Piensas hacerlo sólo?. Olvídalo. Levantar una pieza mientras se monta otra es muy frecuente. Y no se puede hacer solo. Además, mientras uno hace el trabajo bruto, el otro está más libre para pensar. Mejor si el bruto se pone un mono azul y el de pensar lleva una camisa blanca, eso lo hace más auténtico. Diríjase el de azul al de blanco con el alias ‘jefe!’. Además del mono azul están autorizados complementos (palillo en la boca y lápiz en la oreja)

Ideal para montar los muebles del IKEA es ir convenientemente cargadito de cervezas o bebidas alcoholicas varias. No es que te vayan a salir mejor precisamente, pero al menos es más entretenido.  Lo que empieza montando unos muebles puede acabar en cualquier despropósito. Así pues, rodéate de buena compañía, pero recomendamos pareja estable: montar un mueble del IKEA por primera vez es el escenario menos apropiado para una exhibición personal. Puede mostrar más debilidades y comprometer tu imagen más de lo que imaginas.

Ahora, que es divertido (las dos primeras horas), sí.

Y barato. Gracias a dios al menos es barato.

alvy | dixit
chiste | ” voy el otro día al IKEA por primera vez que me lo había recomendado un amigo que trabaja allí. ¿Que te gusta un mueble? Pues te diriges a un empleado que te responde ‘ahí lo tienes, cógelo tú’. Coges los muebles, cargas los muebles en el coche, los subes a casa, los montas… El otro día vi a mi amigo y le dije tú no trabajas en Ikea, en Ikea trabajo yo, cabrón. ” Lo contaron el otro día en la sexta (es un chiste malo contado, imagínate escrito, pero me apetecía ponerlo)

Para vender on-line

June 5th, 2006


Shopify está en Beta para betatesters desde hace unos días. La he estado probando y es bastante sencilla de utilizar y bastante completa. No es 100% sencillo, ojo, tiene su aquel. Pero como lo tiene empezar a escribir un blog usando cualquier plataforma…

He leído en Ñblog sobre el tema y me he animado a escribir. Ñblog cierra su comentario con que cobran un 3% de comisión, pero es algo más:

  1. Shopify cobra un 3%
  2. Pay Pal también cobra un % (en torno al 3% también)
  3. Cualquier otro de los métodos de pago con tarjeta, cobra en torno al 3%

Eso hace un total del 6% de las ventas, que va en comisiones para intermediarios.
Me parece caro. Pero no obstante tiene ventajas:

  • Permite gestionar la tienda por más de un usuario (puedes añadir administradores)
  • Puedes administrar los themes como en wordpress
  • Tiene diseños y plantillas muy agradables

Me parece una buena idea en general. Pero no es barato.
Una solución bastante más agradable que las páginas en Google Base o las tiendas de ebay (que son feas como demonios), pero de todas formas echo en falta poder contar con una solución con dominio propio, aunque use su motor. Ahora mismo es como un Blogspot de tiendas, y blogger permite usar su plataforma pero hospedando tú la página (que es bastante mejor, especialmente para una tienda online). Les escribí hace unos días y me han comentado que están en ello.

Como puntos débiles, la gestión del carrito de la compra sigue el estándard de las tiendas, pero creo que se podría haber hecho mejor. Una de las ventajas de usar este tipo de herramientas es que cualquier mejora (y seguro que las habrá) estará disponible para todos sus usuarios de forma instantánea.

Genios en la FNAC de Alacant!

February 3rd, 2006

Hoy he tenido un poco de tiempo, y he pasado por la FNAC de Alicante y me he llevado una sorpresa-non-grata: algún genio del marketing ha pensado que los asientos para ver libros, además de pocos, eran un espacio perfectamente prescindible.

Dicho y hecho: han quitado los 4 que había, y los que estaban empotrados (imposibles de quitar) directamente los han saboteado: los han llenado de libros hasta arriba.

Ahora mismo, es una vergüenza ir a ver libros allí, en algunas estanterías hay hasta dos filas de libros (para mi sorpresa, porque ¿quién coño puede ver los títulos, cada uno distinto, que hay en esa segunda fila detrás de la primera???). Un despropósito descomunal.

Los asientos que han podido eliminar, ahora están ocupados por cajas de plástico apiladas hasta el metro/metro y medio de altura, llenas de libros para ¿almacenar?.

Impresionante el gestor de visual merchand, al nuevo decorador/a un 10!!:

  • Ahora los libros (algunos de varios kilos de peso) se tienen que mirar inevitablemente de pie. Personas como yo, que pasamos fácil 8 horas delante de un ordenador, lo agradecemos mucho, porque nuestras cervicales están tan pasaditas que de agachar la vista y aguantar el peso siento náuseas a los 5 minutos de ojear algo.
  • Pero no para ahí la cosa: ¿te gustaba echar horas mirando libros en la FNAC?. Pues han pensado especialmente en eso, porque ahora a la media hora/hora de hojear cosas por los pasillos acaba uno hasta los cojones de cargar con el peso de los libros, de tener que estar de pie, de no poder disfrutar el rato. Y por si fuera poco, libros amontonados uno sobre otro, escondidos detrás unos de otros… así encontrar un título concreto se convierte en una tarea sólo al alcance de videntes y seres de capacidades extrasensoriales. O de azar, claro, claro…
  • ¿Ampliar el número de asientos? No! Los que miran libros (pensará en su superior inteligencia el director del establecimiento) son GORRONES. Son los que los compran los que interesan, los que los miran deben ser aficionados al masoquismo para hacerlo más de unos minutos.

Lo más cachondo es que los libros más caros, son los que más pesan: diseño, arquitectura, publicidad, cine… muchos cuestan más de 40 €, muchos pesan un par de kilos y con frecuencia más…

Para ver libros de pie, incómodo, y de mala forma, ya estaba El Corte Inglés. No entiendo.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U