Sostenía Rajoy en el discurso de investidura como Presidente del Gobierno que era la política la solución de nuestros males como sociedad, como conjunto de personas. Y que no se podía negar la importancia capital de la política.

Discrepo, y los hechos sostienen mi antítesis.

Los politicos, funcionarios y habituales de la mamandurria (=políticos profesionales) realmente sólo tienen dos ideas en la cabeza: llegar al poder y que su partido llegue al poder. No para ‘hacer cosas’ sino para CONSEGUIR cosas, mejoras de status social (reconocimiento social, alimento del ego e influencia) y fundamentalmente mejora del status económico. Viven como una casta aparte, rodeados de boato (desde el concejal de la concejalía más insulsa al consejero de Comunidad Autónoma más diminuta). Y los partidos, entre sus declaraciones públicas, sus argumentarios y sus manifiestos NUNCA lo admitirán, sin embargo siempre dirán que lo que buscan es el bienestar social, de todos. False.

Por eso las instituciones técnicas críticas dominadas por políticos acostumbran a no funcionar. Si ya de por sí los funcionarios tienden a buscar también cómo no sus propios intereses, ya que tienen sus propios directivos, sus propias políticas internas (sí, también política) cuando se da la circunstancia de que son los servicios de inteligencia, la policía, el ejército, el Banco de España quiere uno pensar que sus técnicos trabajan con la responsabilidad para con la sociedad como fuerza dominante. Tribunal de defensa de la competencia, Justicia… en fin. Las instituciones críticas.

No son perfectos tampoco. Pero los dirigentes políticos no contribuyen precisamente a mejorar su funcionamiento. Por ese motivo se rebelan los inspectores del Banco de España, por ese motivo se tuvo que constituir un banco central europeo que controlase los tipos de interés de la zona de forma independiente, o al menos más independiente que los caprichos del presidente nacional de turno (amantes siempre de la emisión de deuda pública, de la devaluación y de los tipos de interés que les dan rédito político aún a costa de dispara la inflación).

El sistema de funcionarios técnicos no es perfecto, seguro. Ahora, los dirigentes políticos no contribuyen a su perfeccionamiento. Todo lo contrario. Por abrumadora mayoría suelen ser elegidos perfiles de escasa relación con lo que dirigen (en el supuesto ridículo de que cualquiera puede dirigir cualquier cosa) porque lo que se buscan son lealtades, cubrirse las espaldas, dominar con criterios de interés partidista la institución y colocar a los acólitos. Ese sistema peta. Y es el que conduce a los problemas como los que vivimos. Claro que con políticos técnicos adecuados todo va como la seda. Ahora que me expliquen por qué van a dejar el sector privado (mejor remunerado, menos político por definición y más basado en el mérito) y pasar al servicio público, si rara vez van a poder hacer lo que toca.

Esta crisis es una crisis de instituciones. Y de sistema.

Reboot.

 

Leave a Reply

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U