El futuro de Apple

October 9th, 2011

El futuro de Dior, sin Dior.
El futuro de Louis Vuitton, sin Louis.
El futuro de Chanel, sin Cocó.
O incluso, el futuro de Balenciaga, sin Balenciaga.
Fíjate, en otro orden, a hora que Amancio Ortega se ha retirado, incluso el futuro de Inditex.

Creo que la comparativa de Apple con otras tecnológicas como Microsoft o HP no es muy ajustada. Creo que se toma verdadera perspectiva cuando se compara Apple con otras empresas de productos de lujo, porque Apple, por su forma de entender los productos tiene más de alta costura y talento de su creador, que de empresa de productos para masas.

La magia es que consiguió ambas cosas: lujo, entendido como la mayor excelencia artesana con un producto de manufactura exquisita, junto con una creatividad excelente y al gusto de las élites (early adopters). Pero con millones de consumidores en todo el mundo. Un modelo que encaja con las grandes firmas de moda, pero si se quiere un enfoque más tecnológico también es el modelo de las firmas relojeras suizas de lujo (Rolex, Tag Heuer, etc) o de empresas del motor como Porsche o BMW.

Steve Jobs, como representante, portavoz de Apple, es insustituible. Su lenguaje corporal, su expresividad y pasión eran las de un emprendedor. Difícilmente pueden ser igual de expresivos los ejecutivos, por brillantes que sean en su trabajo.

Pero creo que Apple sólo irá a peor en eso, en las presentaciones y keynotes. Serán menos vibrantes. Lo demás, es decir, lo fundamental, seguirá siendo extraordinario.

Apple tendrá un futuro brillante. Y siempre echaremos de menos a Steve Jobs.

En España se compra Innovación en el extranjero y no nacional, y siempre se ha achacado a que no hay suficiente oferta. Para que nazca dicha oferta, es decir, (más) empresas españolas que produzcan tecnólogía e innovación, tiene que haber un entorno que permita que nazcan, vivan y crezcan. Tiene que haber clientes cerca geográficamente, esos primeros clientes, que son la base de cualquier empresa que empieza. Y ese ha sido siempre nuestro problema, nuestra innovación tenía un mercado objetivo pequeñito, que tiende a gastar poco en lo nuevo, que suele imitar lo que hace su competencia (fundamentalmente si es extranjera) y eso hacía que la innovación española fuera escasa y cara. Cara porque con un mercado pequeño, con pocas ventas, al repercutir los costes de desarrollo obligan a un precio de venta más elevado que un rival pongamos de EEUU, con un amplio número de clientes que le permiten amortizar sus desarrollos antes ofreciendo precios más competitivos.

Es decir, es nuestro propio mercado (demanda) el que necesariamente hace que tengamos poco desarrollo de innovación por parte de empresas españolas (oferta). Eso es así. Pero no quiere decir que no pueda cambiar.

Leo que el Ministerio de Innovación quiere cambiar esta dinámica. Va a obligar y promover que el Estado compre innovación a empresas españolas con un diseño además inteligente, al ayudar financieramente con los costes de desarrollo y permitiendo un precio de venta competitivo, no tanto por la Administración que compra, sinompara futuros clientes esta vez Privados, para que la innovación española pueda salir con un precio competitivo.

Link completo aquí CPTi

Junto con Neotec, que ayuda a compensar la falta de peso de capital riesgo en España, dos de las iniciativas más relevantes y conmayor influencia que ha hecho un gobierno. Para esto, entre otras cosas, está el Estado, que somos todos. Bravo.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U