La base de todo Social Media es que tiene que ser una herramienta para construir una reputación, un prestigio personal. Ser alguien en una comunidad.

Es una necesidad universal, base de nuestra sociedad, por lo que forma parte del ser humano y siempre existirá. Lo que planteo aquí es la pregunta ¿qué herramienta se usará para construirla?

Los blogs lo intentaban a través de la creación de sesudos posts, siendo el primero en informar de la más rabiosa novedad o la más desconocida realidad. Pero exigían mucho esfuerzo, un buen post es además una hora de trabajo, además de partir de una buena idea o de un conocimiento especial sobre un tema.

En definitiva: no es popular porque no es común poder dedicar tanto esfuerzo ni tener el suficiente grado de control sobre la actividad.

Inicialmente sí parecía ser popular, pero eso era porque bastante gente lo usaba para comunicarse con la familia y amigos. Por otro lado porque aparecieron los blogs profesionales de información, como revistas pero con una capacidad inmediata de publicación de novedades, con la ventaja de que no eran periodistas (genérico) sino amateurs apasionados con el tema (desde jardinería a ordenadores pasando por cualquier otro tema).

Pero no, realmente los blogs no estaban destinados a ser populares desde el punto de vista de los creadores. Sí quizá desde el punto de vista de lectores, son una fenomenal forma de información. Pero no sirven para que el gran público pueda crearse la reputación personal que buscan.

Twitter. Twitter venía a hacerlo fácil. No hace falta ser un gran creador de contenido, eso es algo difícil y poco común. Sólo hace falta ser una persona capaz de recomendar información interesante sobre un tema. Son dos puntos importantes: ya no hace falta crear contenido, basta con seleccionarlo recomendarlo; y hay que especializarse en un tema, no tendremos suficientes seguidores si nos dispersamos, la gente quiere de nosotros una imagen única, ser referencia para una cosa, y eso es lo que hay que darles.

Además twitter no requiere mucho tiempo: un minuto o dos, y listo.

Foursquare sigue la misma mismita lógica: quiero ser popular. Para ello voy marcando los sitios a los que voy, publico un breve comentario sobre el lugar y la gente sigue mis recomendaciones. Sí, es un enfoque peor que el de Twitter, pero es un complemento interesante porque ya ni siquiera hace falta pensar en nada, leer o recomendar algo (lo que requiere cierta capacidad de análisis para que lo recomendado sea de calidad) basta con ir, con estar en un lugar, y hacer click. El esfuerzo es cada vez menor, luego las posibilidades de ser una herramienta para el gran público son mayores.

Facebook… es más allá de nuestros amigos. Va de cuántos amigos coleccionamos. Al final eso también tiene un interés limitado… y al final acaba siendo una herramienta para ver fotos de amigos, publicar las nuestras… y presumir de qué populares somos. Se publican fotos para presumir, y presumir es la expresión del deseo de gozar de reconocimiento, de reputación, de prestigio personal. Es por tanto una herramienta para crear relaciones personales (ligar) porque a fin de cuentas, el deseo de contar con una reputación personal tiene como objetivo conseguir una pareja ‘de calidad’. El más popular o la más popular tiene más atractivo, luego atrae a más candidatos para ser su pareja.

¿parece descabellado? Eso es porque no ves Gran Hermano. La vida misma es una carrera (especialmente en la juventud, hasta eso de los ventialgo) para conseguir atributos que permitan cierta popularidad social, que potencien el atractivo del individuo para, en última instancia, poder conseguir una mejor pareja. Forma parte por tanto de nuestro instinto más primitivo.

El ‘premio’ es un contador. En todas las plataformas de Social Media hay siempre un contador para ‘medir’ nuestra popularidad relativa. Y para incentivar a los usuarios a que compitan por más, viendo los contadores de los demás, por eso es importante que sean visibles para todos los usuarios. De esa forma satisfacemos nuestro instinto de crear y alimentar nuestra reputación social.

No es una reputación social única para todos, una sola escala. Va por áreas temáticas, por subgrupos, por ciudades o por países o idiomas. Pero es la base del funcionamiento del Social Media.

Son los friends de Facebook, followers de Twitter, lectores o visitas de un blog o Badges de Foursquare (incluida la de ‘Mayor’, el alcalde en inglés, de un lugar).

El Social Media del futuro tendrá que tener necesariamente uno de estos elementos de creación de Status, de reputación social. Es la principal motivación para participar. Somos humanos.

Los Social Media viven una evolución desde los foros a los blogs, pasando ahora por Twitter y en cierto modo, Facebook. Digo en cierto modo Facebook porque a diferencia de los demás Social Media está diseñado para la comunicación en grupos cerrados de ‘amigos’. El resto son ‘abiertos’, que significa que cualquiera entra lo lee o lo encuentra en Google.

Los foros eran una herramienta limitada para escribir artículos, y de ahí el éxito de los blogs. Pero los blogs se alimentaban de la participación, de los comentarios de otros usuarios, a su vez también se convertían en bloggers y desde ese punto se generaban los links de unos blogs a otros para mejorar la calidad informativa del post.

El primer disparo que mató el blog fue Google. Y me explico.

  • La gente no quiere montar un blog, contratar un hosting, pelearse con el PHP, actualizarlo… Quiere escribir y punto. Google compró Blogger, y la condenó a un ritmo de actualización miserable. Tardó un siglo en incorporar trackbacks, en permitir comentarios en los posts sin necesidad de darse de alta en ningún lado, aún hoy es torpe en la gestión de comentarios. Aún hoy la interfaz es infantil y poco profesional, estancada… Tardó siglos en que se pudiera publicar una foto en un post fácilmente.
  • Evidentemente las limitaciones de blogger hicieron que la gente que demandaba más, se fuera a una solución tipo WordPress. Sí, estaban MovableType y TypePad, pero había que pagar. Así que ya que había que pagar mucha gente se lanzó a comprar un hosting y un dominio, y así además ganar control para poder cambiar el diseño, poner los complementos que uno quisiera, etc etc etc. Hacerlo verdaderamente personal.
  • Las diferentes plataformas gratuitas fueron consolidándose en WordPress. Pero a su vez el ritmo de actualizaciones fue tan frecuente que mucha gente sencillamente se cansó.
  • De repente apareció Facebook que se abrió a todo el que quisiera apuntarse. Y centenares de miles de personas que tenían un blog personal para, fundamentalmente, comunicarse con los amigos, saltó a Facebook. Podía compartir sus imágenes y comentarios con intimidad, fácilmente. Sin tener que configurar ni mantener nada, con una herramienta 100% creada para ese propósito. Por lo que lo hacía mucho mejor que un blog.
  • Durante el camino, Google lanzo el Google Reader. Esta fue la bala que remató a los blogs, después de la falta de evolución de Blogger. Google Reader nació como respuesta a Bloglines, y copió su concepto: Es un lector de blogs online. Eso significa que si uno quiere escribir un post en su blog, tiene que salirse de Google Reader. Aunque tengas un blog en Blogger, da lo mismo: tienes que salir y entrar en otra web para hacerlo.
  • Pero eso no es todo: si uno ve algo interesante en un post, a través de  Google Reader no puede comentar en ese blog. Tiene que salirse y escribir el comentario. Teniendo que poner además el inevitable Nombre, Email (no será publicado) y el voluntario link a tu blog.
  • La limitación de Google Reader se entiende también por la diversidad de plataformas de blogs, pero la consolidación de Blogger y WordPress y algún actor más no se ha traducido en acuerdos que permitan un protocolo para que Google Reader sea realmente una plataforma de gestión de nuestra participación en Blogs: Leyendo pero también creando contenidos y participando con comentarios.
  • A la vez que Google Reader se consolidaba como el lector de blogs dominante, por comodidad y calidad como lector, esa misma herramienta ahogaba la conversación en blogs. Esa conversación es la clave para que un Social Media crezca y se desarrolle. Si desaparece, muere dicho Social Media.
  • Sí, Google Reader evolucinó incorporando ridículas opciones tipo red social, tratando de convertirse en algo parecido en algo a Facebook o yo qué sé en qué estaban pensando, pero de pronto se podían compartir posts publicamente, asociados a tu perfil, se podía comentar (publicar notas)… Pero todo ello sólo visible a través de Google Reader. Esa información nunca se asociaba, nunca se podía introducir en el blog del que partía.
  • Y de repente aparece Twitter: nada que instalar. Todo está visible para todos. Es rápido comentar. Es rápido linkar (o lo que es lo mismo Retwitear). Todas esas interacciones quedan asociadas a tu perfil de forma pública… Era inevitable que funcionara.
  • Twitter, de hecho, ahora es como un Google Reader mejorado. En lugar del post completo que publica un autor, llegas a un post a través de las recomendaciones de otros. Tú no te suscribes a un blog, te suscribes a las recomendaciones de lectura de una persona. Evidentemente, todo parte de Google Reader, la herramienta que usamos todos para leer esos blogs que después recomendamos (o artículos de prensa, o vídeos…) pero es la incapacidad de Google Reader para aportar conversación la que ha hecho que todo migre a Twitter.
  • Si un día Google permite escribir un tweet en Google Reader, con un acortador para la URL, habrá hecho algo para salvar a los blogs y para promover definitivamente el uso de Twitter. Pero no lo van a hacer.
  • El problema de Twitter es que es un formato tan breve (también es su fuerza) que no permite más que la recomendación, alguna breve reflexión personal y poco más. Pero realmente escribir largos posts con frecuencia es algo que exige mucho más. Y la gente en su mayoría tira a lo fácil. O al menos con frecuencia diaria (frecuente) tira de Twitter, y para las ocasiones especiales, pues escribe un Post.

Así que la muerte de los blogs se debe (en mi inmodesta opinión ;)  fundamentalmente a la incapacidad de Google para simplemente actualizar Blogger al ritmo que demandaba el mercado, dejándolo como la única herramienta de blogging gratuita a través de web (nada que instalar ni mantener) pero también la más limitada (para principiantes). Por otro lado con Google Reader no incorporó innovaciones que permitieran una interacción entre el contenido que se leía y la participación EN ese contenido. Porque, ¿quién quiere comentar algo en una herramienta de lectura que no llega a nadie? Lo interesante es interactuar sobre todo con el autor del Post, y si Google Reader no permite eso… Pues ahoga la conversación.

Pero además el concepto de ‘suscribirse a un blog’ completo, que es la base de Google Reader, hace que inevitablemente de repente tengas decenas o centenares de posts pendientes de leer a la mínima que te despistas. Eso crea ansiedad, y al final la gente acaba evitándolo sencillamente… no usándolo. Twitter permite llegar no a un blog entero, sino al post, a la unidad de información que te interesa leer. Un post de aquí, otro de allá, pero no al blog completo de cada uno.

Hay una última cosa que hizo Google, y que no sé bien hasta qué punto ha sido bueno, hasta qué punto ha sido malo. Estoy hablando de Adsense. Adsense permitía a los autores de blogs ingresar dinero por cada click en la publicidad de Google que ponían en sus páginas. Evidentemente ésto fue un incentivo para que la web se llenara con webs de contenido… lamentablemente de baja calidad en la mayoría de los casos.

Adsense cambió el vector de crecimiento de los blogs: de ser herramientas de creación de contenidos de calidad pasó a ser de creación de contenidos masivos de baja calidad para atrapar visitas a través de Google (buscador). De esta manera Google contribuyó a que el nivel promedio de la calidad de los blogs bajara alarmantemente, teniendo como resultado un desprestigio general hacia los blogs como herramientas de generación de información de calidad.

Así pues Google a través de Blogger, Reader y Adsense consiguió justo lo contrario de lo que pretendía. Quería liderar el mercado de Blogs, ayudando a que la gente pudiera crear contenidos fácilmente, que pudiera también acceder a ellos de forma cómoda, e incentivó a los autores para que obtuvieran un incentivo económico que les condujera a la creación de más contenido de calidad.

Pero lo que consiguió fue que el público abandonara los blogs al no incorporar las novedades del mercado (trackbacks, comentarios fáciles, personalización del diseño, fotos, plugins…), por otro lado el lector de blogs que creó nunca se pensó para potenciar la conversación y sin pretenderlo, la ahogó al no hacerla posible. Y por último Adsense condujo a millones de autores hacia la creación de contenido de baja calidad buscando únicamente las visitas accidentales a través de Google y no lectores, creando una pérdida de reputación de los blogs en general.

¿Cómo veo el futuro? Creo que el futuro no es Twitter. 140 caracteres no son el futuro. Pero será una parte de él. Facebook tampoco lo es. No permite una conversación suficiente entre personas que no sean ‘amigos’ y los intentos de crear Grupos etc… requieren demasiado esfuerzo… no. Tampoco lo veo.

Creo que se perdió una oportunidad de que los blogs fueran la base de la relación social debido quizá a la frangmentación, a que no hubiera estándares salvo el RSS que nunca llegó a ser comprendido por el gran público (fundamentalmente porque ninguna gran empresa se propuso hacerlo realmente popular, porque no había ninguna gran empresa que fuera propietaria de éste standard). Así que imagino que nos tocará convivir con esta fragmentación de Social Media entre blogs (lo que quede de ellos), Twitter y Facebook (han cogido demasiada masa crítica como para perderla en favor de una alternativa)… y sencillamente falta que pasen unos años para que se desgasten todos ellos y se cree el momentum necesario para que otro tipo de interacción social coja masa crítica y funcione.

¿Cómo será ese nuevo Social Media? Para triunfar debe estar centrado en un tipo de público (el concepto ‘amigos’ va a ser para siempre de Facebook) así que tendrá que ser algo casual, como Twitter y los Blogs, algo complementario. Tiene que incorporar sus ventajas (realtime en un caso, contenido de calidad en otro, conversación en ambos) y tiene que ser una herramienta que no requiera configuraciones, instalaciones, ni actualizaciones (será ‘en la nube’). Quizá sea un standard compartido por varios, pero seguramente será obra de una sola empresa que consiga la masa crítica para ser atractivo. Deberá contar con APIs para permitir servicios ‘satélite’. Y deberá permitir crear, consumir y participar en el contenido. Como lector de contenido probablemente será algo más dirigido a nuestros intereses, requerirá menos el tener que ‘descubrir’ autores que nos interesen saltando de un autor a otro como quien busca un tesoro. Pero evitará la ‘perdida de información’ que supone no haber estado siguiendo cada minuto Twitter. Y las repeticiones de lo mismo una y otra vez. Tiene que ser muy personalizable, pero debe ser más fácil dar con contenido que nos pueda interesar, con menos fricción en este punto. Y debe realizar una buena gestión de la conversación. Ser fácil y promoverla, porque es la clave.

Algo así.

Gracias por leer este tochaco de post ;)

Desde que Zapatero, Presidente del Gobierno, comunicó en una entrevista a El País que iba a reunirse con los 30 empresarios y directivos de las empresas más importantes del país, llevamos unos días escuchando en tertulias y mesas de debate disparatadas teorías sobre el por qué. La confusión viene originada porque desde el Gobierno no se ha dado una explicación de peso. ¿Por qué no? Porque no pueden hacer pública la verdadera intención de la reunión (y que me contó Julia de Eslux):

El Presidente de España realmente no va a “reunirse”. El objetivo es crear una foto de conjunto  que exhiba de la forma más visual y clara posible un único mensaje:  ”España no es Irlanda, ni Grecia ni Portugal”.

Para ello convoca a los máximos representantes de las 30 principales empresas españolas un sábado. La foto dará la vuelta al mundo y aparecerá publicada en todos los periódicos de Europa y EEUU el Domingo, teniendo eco e influencia en días sucesivos.

Es una foto creada para consumo en mercados exteriores. De ahí que sean los representantes de las empresas más importantes, las que cotizan en bolsa, las de mayor peso multinacional, incluso una Caja dirigida por un ex-director del FMI nada menos, etc  Si fuera una foto para el mercado interno, para nuestros diarios y telediarios nacionales, tendríamos los habituales comparsas de CEOE, Cepyme, Sindicatos, representantes de aquí y de allá… gente autodenominada ‘interlocutores’ que parece que aportar, lo que se dice aportar, no han aportado tampoco nada interesante para escapar de la crisis económica que vivimos.

Por primera vez, una idea sensata que parte del Gobierno. Sólo es una foto, no echemos las campanas al vuelo. Ayer mismo MAFO (Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Gobernador del Banco de España) insinuaba que habría sido bueno haber ido más lejos con las pensiones. Es decir, queda mucho que se puede y se va a tener que hacer. También entiendo que todo a la vez, es un cócktail demasiado explosivo. Pero nos va a tocar tragárnoslo de golpe o en sorbos.

España tiene muuuchos números para ser intervenida. Y eso es malo para todos, aunque quizá dentro de unos años se pueda ver como algo positivo a tenor de los resultados, eso sí, a cambio de unos sacrificios bastante grandes.

Marketing to death

November 16th, 2010

Hubo un tiempo en que los blogs eran puro amateurismo. El peso de Google no era tan fundamental aún. Vivían una etapa de adolescencia divertida, casera, donde las plataformas evolucionaban…

Después Blogger era comprado por Google, Six Appart se hacía con MovableType y compañía, y la cosa empezó a ponerse seria. Los blogs comenzaron a ser una fuente de información + experiencias, abandonando su papel de ‘mi diario’ que eran hasta ese momento. De repente empezaron a surgir blogs de todo tipo, y con un elevado grado de altruismo hacia sus vecinos y de generosidad hacia sus lectores, los links lo impregnaban todo, enriqueciéndolo. Era fantástico tener conocimiento por un trackback (cuando se comenzaron a incluir de serie, sin plugins) de alguien que te leía, escribía y te enlazaba. Había un extra de prestigio, de ‘premio social’ para aquel que escribía un post con buenos links que profundizaban más en un punto concreto.

Después llegó Adsense. Y las redes de blogs. Ahora todo se ha convertido en un mercado de dinámica bastante negativa. Hay una profunda resistencia a dar links, y una profunda estrategia para obtenerlos. Es una dinámica muy egoísta. Sólo se dan links como parte de una estrategia de conseguir más links, generalmente para llamar la atención de blogs más valiosos que el nuestro y conseguir de ellos un link.

De ahí se ha pasado al intercambio de enlaces, a la compra venta de enlaces. Las redes de blogs replicando contenido de baja calidad fundamentalmente malas traducciones de blogs americanos y análisis superficiales. Si se enlaza algo, se enlaza a la fuente americana, porque esos blogs no compiten por nuestro sacrosanto posicionamiento en Google.es y además así salvamos la cara.

Es una dinámica de empobrecimiento general. Es un desequilibrio insostenible. Sólo se enlazan las fuentes más respetadas para ‘aparentar’ ser respetables. Se busca el ego y la escalada social vía comentarios aquí y allá, como quien siembra, esperando una cosecha de enlaces, no realmente incrementar el valor del post. Se trepa, ya lo creo que se trepa, aunque lo llamen Networking o Marca Personal. Realmente, ¿quién crea contenido? ¿Quién publica pensamiento? También a veces da la impresión de que, al cabo de un tiempo de explicar tu punto de vista, ya lo has contado todo.

Twitter es una herramienta centrada en maximizar las relaciones minimizando el esfuerzo. Pero rara vez los tweets van de experiencias personales, pequeñas cosas, autodescubrimientos… Generalmente van dirigidos para esculpir una reputación social que aprovechar para vender servicios, productos… Yo qué sé. No siempre, pero introduce un nivel de ruido, de repetir una y otra vez lo mismo sólo para apuntarse el tanto (no para ayudar a expandir la noticia) que realmente me desespera. No estoy en contra de obtener ingresos con un blog, sino en contra del empobrecimiento de los contenidos en general de la blogosfera. Sigue habiendo algunos blogs imprescindibles que leo diariamente: Desde Loogic, hasta Marketisimo (que publica poco pero espectacular), GurusBlog, Jesús Encinar, Enrique Dans, Techcrunch, Error500… Y una lista de otros mucho que no conozco también imprescindibles seguro. Pero no nacen nuevos blogs imprescindibles. Ese es el meollo: todos estos blogs tienen varios años detrás… ¿Dónde están los nuevos bloggers de peso?

Vivimos una inflación alejada de los fundamentales, que dirían algunos. Vivimos una burbuja en los Blogs, en los Social Media. Las dinámicas económicas (inevitables) han acabado arrastrando a demasiada gente por el camino mejor para ellos como individuos, pero peor para la comunidad, porque no intentan generar conocimiento, sino apalancarse en las relaciones para conseguir otras cosas. Del altruismo al egoísmo. Un cambio espectacular para los que recordamos cómo era ésto antes y ahora.

A golpe de Adsense, pageRank y contenidos rápidos, se ha creado una dinámica donde priman los ingresos y la venta de servicios.

Creo que hace falta un contraataque. Nos merecemos algo mejor. Somos capaces de algo mejor.

Pero… ¿quién le pone el cascabel al gato? Sólo los más veteranos del lugar recordarán los conejos y los búhos, el debate que lanzó Microsiervos hace varios años… aquella discusión era más importante de lo que parecía en aquel momento.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U