El iPhone 4 pierde la cobertura (incluso llegando a cortarse la llamada) si el teléfono es cogido por un zurdo de forma natural. Su novedoso diseño, con la antena recorriendo el borde del teléfono hace que sea normal que se cubra la parte inferior izquierda de la antena con la mano, produciendo la pérdida de cobertura. Es un problema de diseño. Y es un problema brutal para Apple.

Apple promete que hace los mejores productos. No son perfectos (mi MacBook Air es una clara muestra de ello). El problema con el iPhone 4 puede resultar en una debacle: menores ventas en todo el periodo de vida del producto, peores expectativas con futuros productos de la compañía, especialmente en telefonía; pérdida de cuota de mercado, quizá que Google Android les robe la cartera… quién sabe. Pero o encuentran una solución rápida o va a ser un verdadero problema. Y eso lo saben muy bien. De ahí la respuesta de Steve Jobs a un email de un usuario quejándose: “pues coge el teléfono con la otra mano o ponle una banda protectora”.

Una barbaridad de respuesta que sólo se entiende como una respuesta que forma parte de una estrategia de no admitir el error.

No sé en qué manual de gestión de crisis aparece esa estrategia pero juraría que la he visto antes. Y que yo recuerde, nunca ha terminado saliendo bien.

Como muestra, un botón. Un blog ha conseguido el método que recomienda Apple para que sus empleados gestionen esta incidencia. Por no llamarlo defecto de fábrica.  Para llorar.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U