Estos días veo el debate de noche de Iñaki Gabilondo en CNN+. Empieza como a las 22:00 y termina a las 00:00, en una cadena con relativamente poca audiencia. Pero cosas del target y los GRP’s hace un par de semanas (hace tiempo que no he podido acercarme al blog a escribir) me tropecé con una pausa publicitaria donde se cruzaron estos dos coches:

Panamera

Porsche Panamera

Mercedes

Mercedes SLS

Fue curioso. Uno detrás de otro. Pensando un poco en la estrategia de marketing, me han surgido algunas ideas que quizá lo expliquen, porque todos sabemos que no es habitual un spot de tv para vender productos de lujo premium de más de 100.000 €.

Por un lado, necesitan vender. Si el Porsche, y en especial el Cayenne, ha sido el emblema de la burbuja económica, del símbolo de estatus que necesitaba todo nuevo rico para sentirse seguro, hoy es un gasto insostenible unas veces, otras más que un símbolo para provocar la envidia o la admiración  (aunque para muchos sea sencillamente un objeto ridículo) ha pasado a simbolizar lo especulativo, el pelotazo, el soborno, el ‘huevos de oro’, la falta de buen gusto y la falta de valores. Básicamente ha pasado a significar ‘eh!, ahí va uno de los culpables que han hecho que nos creyésemos los de la burbuja y hoy han creado cuatro millones de parados’, o un ‘eh, ahí va uno que ha dejado una ristra de impagados pero mira como se pasea’.

Y en estas circunstancias, vender un Panamera en España se ha puesto difícil por muchos motivos. Pero también porque si siempre ha sido de mal gusto la ostentación para algunos, ahora para la mayoría resulta insoportable.

El Porsche Cayenne simbolizaba algo que también simboliza un Ferrari o un Aston Martin. Y a escala menor, cualquier todo terreno que se venden fundamentalmente como símbolo de estatus, porque genera en su conductor la sensación de ‘estoy por encima de los demás’. Una ficción de la que sacan buena caja las automovilísticas de todos los niveles. No olvidemos también modelos similares al Cayenne de Audi o el más reciente de BMW.

Esta sensación quizá en una ciudad como Madrid, quizá se mitigue, porque la cosa allí no está tan mal para muchos. Pero en ciudades de provincia, y en pequeñas localidades, es todo un sentimiento colectivo.

Sin embargo, Mercedes y su SLS (un nombre espantoso para un coche tan especial) creo que sigue una estrategia diferente. Creo que busca elevar el prestigio de toda su gama, trata de dignificarla para promover ventas de coches sensiblemente más baratos que el SLS. Porque todo el consumo ha caído sí, pero como comentaba, hoy la ostentación es especialmente mal vista. Y si te compras un coche para presumir pero te miran mal… Pues encima que no anda hoy nadie sobrado, pues igual te lo piensas.

Se echa de menos la categoría de coches berlinas de alta gama de marcas populares, como Citroen o Peugeot, Ford o Renault. Ese coche grande, lujoso, con un componente de diseño especial, que ha desaparecido por la búsqueda desesperada del significado que aporta un BMW/Mercedes/AUDI/Porsche/Lexus inclusive.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U