De 150.000 € a sólo 90.000 € en sólo un año. Y no se venden (aunque el precio sean 90.000€, si no se venden no vale eso, sino menos). Un 40% de caída es algo que podemos esperar también en la vivienda, ya que como ella, la inflación de los precios vino derivada de las facilidades de financiar la compra con mayores préstamos y a más plazo. Es significativo el tema de las licencias de taxi porque es un activo cuyo valor debería venir por el mercado/ventas derivados de esa licencia. Pero, como en el caso de la vivienda, en algún momento se desligó incluso de las previsiones mas optimitas hasta dejar que sólo la financiación bancaria (que lo daba todo) marcase el precio de los activos.

Curioso como otro mercado bastante más ágil en precios como es el del alquiler de viviendas está también corrigiendo a la baja en proporciones del 30/40%.

Es curioso cómo exhiben sus licenciaturas en periodismo los participantes en los programas de televisión mientras apuñalan a personajes más o menos populares. Parece que como piratas, haber cursado periodismo supone una licencia de corsario. ¿no contrastar una noticia? ¿dar a rumores el grado de noticia? ¿no separar información de opinión? ¿manipular los hechos? Todo vale para alimentar a una industria, el sensacionalismo, que genera muy relevantes ingresos.

El problema es cuando de forma involuntaria, una persona se ve afectada por la falta de escrúpulos de esta industria.

El caso de Miriam Reyes, modelo, a la que el tribunal Supremo ha eliminado su derecho a la intimidad alegando el derecho a la información y que el topless playero son la misma cosa.

Me deja perplejo la interpretación de que si una persona por motivo de su profesión sale alguna vez en medios de comunicación (alguna entrevista, algún Photocall) en ese momento pierde el derecho más elemental a la intimidad, y de repente su vida tiene la misma relevancia que los acontecimientos de Irán o el debate de los Presupuestos del Estado.

Se retuerce la ley hasta considerar que un beso, una caricia, un enfado o un topless, cuando suceden en un lugar público puede ser amplificado. Es decir, que lo que sucede en una playa un día de verano, un topless, de forma anónima, rodeada de unos 20 o 30 desconocidos que comparten playa en ese momento, es lícito publicarlo en una portada, con grandes titulares que te identifican con nombre y apellidos, con publicidad.

Es como gritar en una playa “vendo Coca-Colas”, que es lo mismo que poner un anuncio a doble página en El País.

Es una interpretación rebuscada, retorcida, que mediante retórica a y argumentos variopintos roba a una persona el derecho y la libertad de poder ir a una playa a tomar el sol como cualquier ciudadano, sin temor de descubrirse al cabo de unos días ante los ojos de millones de personas. Que algo suceda en un lugar público no significa que no suceda con intimidad, ya que no sucede con publicidad sino con discreción.

Pero si tu hermana es Princesa, si un día ganaste un concurso de belleza o te ganas la vida cantando, no tienes derecho. Pueden rajar tu vida. Como los corsarios. Piratas.

El motivo por el que está servido el cisma en la F1 es taN evidente como oculto por sus protagonistas. Pero una observación de los intereses de cada uno permite, sin tener información especial y sin ser más que un aficionado entender que está sucediendo estos días.

Tenemos 4 actores en esta negociación:
- La FIA, la Federacion internacional que regula este deporte y sus competiciones. Dicta normas y lo que es más importante: da legitimidad a los resultados, les da el valor de lo oficial.
- Bernie Ecclestone: vio el valor de la F1 antes que nadie, y es el ‘comercial’ que vende la F1 a las ciudades y sponsors. Ha sabido poner en valor la competición. Y cobra una comisión en % de cada euro que se ingresa por la F1, en concreto el 23%.
- Los equipos grandes: Ferrari, Renault, McLaren…
- Los equipos medianos: Brawn, Bmw etc

Las dinámicas que se desarrollan son las siguientes:
- Mosley dirige la FIA, pero también es socio con Bernie en la sociedad que explota los derechos de la F1.
- antes con Shumacher, después con Lewis Hamilton, la FIA hace una interpretación de las normas interesada, no neutral. La razón está en los derechos de tv, las audiencias y los sponsors. A más dinero ingresado por estos conceptos, más dinero para Mosley y su socio Bernie. Tienen un claro incentivo para ayudar al corredor que más ingresos puede generar. Y lo hacen, como hemos podido ver. En resumen, como en el boxeo, hay tongo.
- Bernie Ecclestone genera mucho dinero, que después se reparte entre la federación, los equipos y su empresa. Todos ganan, y por eso se ha mantenido este esquema durante décadas.

El problema no arranca esta temporada, sino de antes. Bernie y Mosley se han dado cuenta del creciente poder derivado de una mayor actuación coordinada de las principales escuderías. Y han tratado de frenarlo. Para ello han hecho lo siguiente:
- han promovido unos cambios en el reglamento, como casi todos los años, a fin de dar más espectáculo.
- de repente un equipo medio (en resultados, pero que contaba con un buen presupuesto) y que estaba a punto de desaparecer (era el antiguo equipo Honda) se relanza por su director, Brawn. Y empieza a ganarlo todo. Entre otros motivos, hay unos difusores con un diseño distinto al que los mejores ingenieros de los mejores equipos realizaron para este año. La razón es que se consideraban no reglamentarios… Hasta que la FIA les ha dado posteriormente el visto bueno.
- Otro equipo medio, el Red Bull está también luchando por las primeras posiciones.¿inexplicable?

Mi impresión es que para reducir el poder de negociación de los principales equipos este año el ‘reglamento’ y la ‘suerte’ está del lado de los equipos medios. Restando fuerza a los tradicionales líderes y sus pilotos.

El segundo movimiento en esta línea es la pretendida reducción de presupuesto de los equipos, favoreciendo a los medianos al dar los mismos medios que los grandes. Ésta decisión naturalmente va dirigida a reducir aún más la fuerza de las principales escuderías, y por ello se rebelan. Lo saben y lo interpretan como una agresión.

La Formula Uno nunca ha buscado una competición en condiciones de igualdad, nunca ha limitado los presupuestos, y siempre ha primado el espectáculo sobre la justa competición.

Y precisamente para diluir aún más el poder de los grandes quieren facilitar la entrada de nuevos equipos de F1 como el Epsilon o el Adrian Campos, prometiéndoles una competición donde prime menos el poder del presupuesto y donde tengan una oportunidad.

Cabe decir que la F1 no es una competición por países, como sucede en otras competiciones, sino enteramente privada, donde los equipos sólo se identifican con ellos mismos, y donde a diferencia de las competiciones internacionales por países destacan los sponsors.

Los equipos grandes tienen un problema: la legitimidad de su competición. Al no refrendar la FIA sus resultados, no serán oficiales, pero estiman que pueden superar este obstáculo.

Los agravios de antaño, el apoyo descarado a tal o cuál piloto, se resolvía con dinero o quizá con promesas de futuros apoyos. Pero ya no basta, los equipos grandes estiman que la competición es fundamentalmente suya, y más que unirles la codicia de ser menos a repartir (una alianza débil) les une la agresión y los movimientos de bernie y mosley que amenazan su propia supervivencia (una alianza fuerte).

¿qué escenario quedaría de producirse el cisma? Paradójicamente podríamos ver una F1 más justa, donde el talento del equipo y la suerte y no su presupuesto decidieran el ganador. Pero este supuesto no creo que durase mucho tiempo por un motivo: está en la naturaleza de Ecclestone y de la FIA alterar las cosas para beneficio propio, y no tardarían mucho en volver a las andadas.

Así pues la verdadera cuestión es qué tipo de competición se plantean los grandes equipos, ¿más justa, pero sólo los más grandes? ¿quién ejercerá de árbitro imparcial, una nueva asociación? ¿representando a quién?. No es fácil, pero tienen una oportunidad de conseguirlo. Si Fernando Alonso, que se ha comportado con un gran sentido ético en muchas ocasiones en las que podría haberse beneficiado con otro tipo de comportamiento, elige como ha elegido, esta opción, creo que es para darles uN voto de confianza.

Desde luego lo extraño sería ver una F1 sin tongos, teniendo a los dirigentes que tiene.

Ayer en TVE 24 h un piloto en representación del sindicato de pilotos apuntaba de forma discreta, elegante pero muy clara una posible causa del accidente aéreo de Air France ayer.

Básicamente explicó que los aviones no se vienen abajo por un rayo, que tienen instrumental para descubrir pasos entre las tormentas, pero que a veces el frente tormentoso puede tener dimensiones de más de 300 kilometros. A continuación añadió que para poder sortearlos hace falta tener cargado combustible suficiente en el avión. Y poco después comentó que la crisis puede hacer que, dentro de los márgenes de seguridad, ahora las compañías pueden quedarse en la parte inferior de dicho margen. Pero dentro. Pero inferior.

Básicamente, lo que daba a entender, teniendo en cuanta lo que debe conocer desde dentro, de compañeros, de dimes y diretes es: quizá el piloto no tuvo suficiente combustible para rodear la tormenta y tuvo que enfrentarse a ella, o el piloto por otro tipo de razones, tenía que ahorrar combustible con el mismo resultado.

Resultado de más de 200 desaparecidos con un previsible triste desenlace.

No quiero frivolizar sobre el tema, pero un insider, un piloto, sabe mucho más de lo que puede contar. Y las causas finales como tristemente vamos aprendiendo accidente a accidente, serán un cúmulo de fallos y errores, unos sobre otros que desembocan en la tragedia.

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U