Mes y medio, y ya demuestro que tenía razón

Estaría bien que Actualidad Económica publicase una nota al respecto, o al menos unas disculpas por elaborar una información tan a la ligera sobre un tema tan importante (tanto como el dinero que mueve internet en nuestro país)…

Información gracias al | super telendro
Y al valenciano | rubén

Me he quedado de piedra en cuanto lo he leído en el mundo: La ministra de vivienda (y su equipo) han tenido la fantástica idea de demonizar a aquellos que deciden invertir sus ahorros, arriesgar su patrimonio en la compra de viviendas con el loco propósito de generar plusvalías cuando las vendan. ¡Les llama despectivamente especuladores! Casi me caigo de la silla de risa… y de miedo.

Demonizar a las personas que deciden hacer dinero en una economía de mercado me parece, lo primero, profundamente paleto, cutre, inculto, cabrón, cruel. Y debemos ser el primer país no-bananero en hacer unas declaraciones en el siglo XXI de tal calibre y en referencia al sector inmobiliario. Uhmmm ¿qué tal si revisamos la ley de financiación de partidos, por ejemplo? ¿qué tal si empezamos a pensar que igual los ayuntamientos a golpe de recalificación crean un mercado de suelo artificialmente escaso? ¿qué tal si hablamos de comisiones y sobornos a políticos? ¿qué tal si hablamos de bancos que se ponen a financiar al españolito promedio viviendas que cuestan lo que antes era un pedazo de premio de la lotería primitiva? ¿qué tal si vemos el problema donde está?

No es la primera vez que un ministro dice una tontería (lo de las vacas locas y los huesos de cocido de la ministra de sanidad del anterior gobierno fue de antología) pero es que este nuevo ministerio de la vivienda es un saco sin fin de majaderías, que por más que se digan en un tono muy serio, no dejan de ser auténticas chaladuras y exhibiciones de ignorancia.

Ah!, por cierto: dos años en el gobierno, dos años de este ministerio y ¿alguien sabe decirme si ha hecho algo aparte de declaraciones? ¿hay alguna iniciativa que haya pasado de las declaraciones a los hechos?.

Para echarse a temblar…

O hacen a Solbes presidente, o tengo muy claro mi voto en un par de años.

En España (¿es moderno decir España?) tenemos la ‘mala costumbre’ de automedicarnos. Y por lo visto, es necesario hacer una campaña de publicidad para decirnos a todos:

  • Que automedicarse es malo
  • Que si nos automedicamos somos malos
  • Que automedicarse es de tontos o inconscientes

Qué cachondos!.

Al margen de que a las farmacéuticas y a los farmacéuticos les encante eso de que nos automediquemos (venden mucho y además marcas, no genéricos, porque la gente pide Clamoxil, que es la marca, no amoxicilina que es la medicina el principio activo).

Analicemos por un momento: ¿qué pasa en España cuando tenemos un catarro?

Pues que hay que ir (con fiebre, a rastras, como sea) a un ambulatorio. O que alguien vaya por nosotros. Antes, hay que pedir cita (gracias a dios se puede pedir por teléfono). Y en una semana máximo, y en horario laboral (hay que pedir permiso para faltar al trabajo unas horas) somos atendidos por un médico que en 10 minutos máximo y sin mirarnos mucho, nos extiende unas recetas de forma mecánica.

Ok. Tiempo invertido: horas de curro (con el coste psicológico de tener que pedirlas, sin tener pensado pedir baja) + horas de espera en consulta + días de espera a veces para la cita = 5 minutos y nos dan unas recetas.

Y todo el tiempo de espera, echo unos zorros, con fiebre y jodido, porque tenemos un catarro, o un gripazo de narices.

¿No es más fácil si nos hemos acatarrado ya 40 veces ir al farmacéutico directamente? Claro! POR ESO LO HACEMOS.

Ni por tontos, ni por inconscientes, ni por incultos: porque el sistema sanitario no nos da respuesta adecuada. Al margen de que luego no sepamos todos que poco bien (ninguno) hace un antibiótico en una gripe, por ejemplo (uno es contra las bacterias y la gripe es causada por un virus, que se troncha de risa con los antibióticos porque no le afectan). Pero eso es otra historia. La madre del cordero es que no podemos estar enfermos y pasar por todo el proceso (con el sufrimiento por leve que sea, que conlleva) frente a tener la solución a 5 minutos de casa, en la farmacia.

Si DE VERDAD quieren que dejemos de automedicarnos, que no pongan 4 anuncios para hacernos sentir ‘culpables’: que prohiban vender antibióticos sin receta. ¿Por qué no lo hacen? porque la gente se rebotaría por un lado y por otro se colapsarían aún más los ambulatorios, y ellos lo saben. Luego la campaña DE VERDAD tiene una intención más cosmética que real.

Necesario es que alerten de automedicarse con cualquier cosa. Que los laboratorios vendan las pastillas por dosis y no por blisters (que siempre sobran por casa, y se utilizan precisamente para automedicarse). Pero sobre todo, que uno pueda ir a un ambulatorio rápidamente. Y aún así los ambulatorios no son lo grave ¿y una cita para un especialista? de varios días a varios meses… ¿cómo no vamos a considerar la automedicación una opción?.

falsas | apariencias

RSS | XHTML | CSS
WordPress Theme distributed by FREE Templates 4U